Translate

miércoles, 8 de julio de 2015

LA ORDENACIÓN URBANA DE SEVILLA EN TIEMPO DE PABLO DE OLAVIDE

 
Casa correspondiente al Cuartel A, Barrio 5, Manzana 4
Hasta 1770 Sevilla conserva la estructura formal de siglos anteriores. El casco urbano, de carácter medieval, se había enriquecido en los últimos años con hermosas edificaciones, paseos, plazas, etc. Pero no había conseguido una ordenación municipal acorde a su categoría, provocando que los nombres de Barrios, parroquias y collaciones cambiaran o desaparecieran  según la moda o el gusto popular.

Por orden del Rey Carlos III se decreta la Real Cédula del 13 de Agosto del 1769, en la que se pretende ordenar a la ciudad siguiendo el ejemplo de Madrid, dividiendo a la ciudad en 5 cuarteles. Para ello se le encomienda a Pablo de Olavide la ejecución de la Real Cédula y ordena la división de cada cuartel en ocho barrios, gobernados respetivamente, por uno de sus "vecinos honrados" que recibiría el nombre de Alcalde elegido democráticamente. La misión de la alcalde sería la de matricular a todos los vecinos y las nuevas entradas y salidas del barrio, celar la policía, el alumbrado, la limpieza de las calles y de las fuentes; atender la quietud y orden público, con "jurisdicción pedánea", encargándose también de recoger a los pobres para conducirlos al Hospicio y Casa de Misericordia y a los niños abandonados.
 
 
Hoy por hoy casa de la Calle  Cuna Nº 35
La creación de estos cargos municipales supone una política de centralización y ordenación de la vía pública acorde a la época. Pero este sistema electivo tan democrático no era bien acogido por parte de los elementos tradicionales, especialmente nobiliarios, en cuyas manos había estado el gobierno de los municipios hasta el momento, por lo que la jurisdicción de los Alcalde de barrio fue derogada por R.C. de 30 de diciembre de 1800.
 
Pablo Olavide ordena que todas las casas, iglesias y conventos habían de ser numeradas con azulejos, agrupándolas por manzanas, a costa de sus dueños, como se había practicado en Madrid.
 
La ordenación pues quedaba dividida en cinco cuarteles, subdivididos en 40 barrios y que a su vez hacían un total de 320 manzanas
 

 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario