Translate

lunes, 9 de noviembre de 2015

LA TORRE BLANCA DE LAS MURALLAS DE SEVILLA

En otras ocasiónes en este blog hemos hablado de las defensas amuralladas almohade de la ciudad. También hemos hablado de la Torre de la Plata, la Torre de Abd el Aziz y aunque aun no he publicado nada de ella, es archiconocida la torre del Oro. Pues existe otra torre, que por sus características está en un escalón superior al resto de torres que se conserva en las murallas y que se llama la Torre Blanca. Llamada así por que de este color se encontraba pintada en sus orígenes.
 
 
Construida de ladrillos y argamasa, presenta una planta octogonal irregular y en cuyo interior existen buenos aposentos en sus  dos plantas de altura, ambos abovedados. Construida entre los siglos XII y XIII, formaba parte de las defensas de la ciudad en el tramo de murallas que va desde la Puerta de la Macarena a la Puerta de Córdoba. Es el único paño de muralla que se conserva al completo, con ocho torres mas aunque de menores dimensiones y de estructura mas simple.
 
Fue levantada bajo el mandato del sultán Ali ibn Yusuf y reforzada en las mejoras realizadas en el S XIII que dotaron a las murallas de otro elemento defensivo como son las barbacanas y que también se conservan en este tramo de muralla.
 
Hubo una época que sirvió de refugio de la indigencia y de personas con poco recursos, como una anciana del Siglo XIX que se llamaba Tomasa y que todos la conocían la Tía Tomasa, es por lo que es conocida también esta torre como la "Torre de la Tía Tomasa"
 
Cuenta la leyenda, como no podía ser menos, que en esta época donde ya no se usaba como torre militar, también fue refugio del diablo Rascarrabia que se transformaba en mono y emitía unos aullidos que asustaba a los habitantes del barrio. Otro famoso habitante de la torre fue el duende Narilargo que recorría todas las noches el adarve y le lanzaba piedras a todo el que pasaba por allí.






No hay comentarios:

Publicar un comentario