Translate

jueves, 10 de marzo de 2016

LA PUERTA DEL NACIMIENTO O DE SAN MIGUEL, CATEDRAL DE SEVILLA

Fue el 8 de Julio de 1401, cuando tras reunirse el Cabildo y pronunciar las palabras "Fagamos un templo tal e tan grande, que los que la vieren acabada, nos tenga por locos", se pone en marcha el reloj para la construcción de lo que a posteriori fuera el templo cristiano mas grande de España y el tercero del mundo, tras San Pedro en Roma y San Pablo en Londres. Hablamos de la catedral de Santa María de la Sede, en Sevilla.


La fachada mas antigua de todas es la del Poniente y es en ella donde encontramos la puerta que nos lleva a esta publicación. Si atendemos a la iconografía de su tímpano la llamaremos La Puerta del Nacimiento y si atendemos a la voz populi entonces tendremos que llamarla la Puerta de San Miguel. Este nombre es dado ya que frente a la puerta existía un coloegio, llamado de San Miguel, fundado por Alfonso X el Sabio en 1254. Este colegio tenía caracter universitario, impartiéndose filología. Muy próximo a la puerta, también existia un arquillo de entrda a la ciudad, demolido en 1742 y que por entonces también se conocía de San Miguel o del Almirantazgo. Por la fecha de construcción, esto fue a lo largo del Siglo XV, podemos afirmar que junto a la puerta del Bautismo, son las más antiguas de la Catedral.

Como ya hemos hablado, en el tímpano aparece la escena del Nacimiento de Jesús, pero son dos los detalles que llaman la atención, el primero que el buey y la mula se encuentran lejos del niño Jesús, en una pequeña cuadra cerrada. Como dice la tradición, el niño nace junto a un buey y a una mula, que con su vaho le daba calor y cobijo, pero a esa distancia dificilmente podría ejercer tal acometido. Eso quizás atienda a que en ninguno de los relatos de los evangelista, en el nuevo testamento mencionan tal hecho, sin embargo, sí lo hacen en los evangelios Apócrifos.


Una segunda curiosidad es la existencia de un tercer personaje a las espaldas de San José, que no se identifica quién es y al fondo entre San José y este aparece una ciudad, quizás Belen.

En las jambas, a ambos lados de la puerta aparecen unas escuturas de terracotas. Estos son San Hermenegildo, un príncipes Visigodo que se sublevó en Sevilla, San Laureano, santo francés, todo un enigma de porque está aqui y los cuatros evangelistas. Toda la escena escultórica es atribuida a Pedro Millán.





Ya por último señalar que es la puerta utilizada por las Hermandades para entrar en la catedral cuando realizan su Estación de Penitencia en la Semana Santa Sevillana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario